El segundo premio sonríe a Almansa con el número 21015

Jose Ángel, el lotero de la administración número 7 de Albacete, celebra haber repartido 20 series del segundo premio de la Lotería de Navidad. / EFE

Ha sido cantado en la primera tabla y repartido también en Albacete, Pedreguer (Alicante) y Castellbisbal (Barcelona)

Elena Martin Lopez
ELENA MARTIN LOPEZMadrid

El segundo premio no se ha hecho esperar este 22 de diciembre. Eran las 9:30 horas cuando Alonso Dávalos, el niño más pequeño de entre los que cantan este año la Lotería de Navidad, de ocho años, y Nerea Pareja, han anunciado que el número 21015 era el premiado con 1.250.000 euros. Parece que este premio cada año se vuelve más impaciente, pues en 2017 fue cantado cinco minutos antes de las diez de la mañana.

Ha sido repartido entre las ciudades de Almansa, Albacete, Pedreguer, en Alicante, y Castellbisbal, en Barcelona. La administración número dos de Almansa, en la calle Mendizábal, ha sido la que más series de este número ha vendido, 139, lo que equivale a más de 150 millones de euros. En la administración de Albacete, en la Avenida de España, se han repartido veinte series, en la de Pedreguer, en la calle Mayor, diez, y en la de Castellbisbal, en la calle Pi I Margall, una.

Anteriormente, entre algunas lágrimas de emoción que le han quebrado la voz a Nerea, los menores ya habían proclamado dos quintos premios, que han recaído en los números 47862 y 07568, dotados con 60.000 euros en cada serie. Para calmar a la niña, el público se ha volcado con un gran aplauso.

Celebraciones en las administraciones de Pedreguer, Castellbisbal y los niños que han cantado el segundo premio. / EFE

María Jesús, la madre de la pequeña, sentada entre el público, ha dicho al término de la primera tabla que debido a los nervios, su hija «no había cenado» la noche anterior y que cuando la pequeña ha roto a llorar lo único que ha querido hacer ha sido «subir a darle un abrazo». Cabe añadir que, curiosamente, la menor que ha extraído la bola del premio ha sido su hermana Daniela. Mientras que su hermano mellizo Ángel, que también forma parte del elenco de los niños de San Ildefonso aunque este año sin participar, ha dicho que es «normal ponerse nervioso al cantar un premio».

Entre tilas y botellas de cava

Ana, la lotera que ha repartido el premio en Almansa, casi no podía ni hablar al preguntarle cómo se sentía al haber repartido 139 series del segundo premio. «¡El teléfono no para de sonar!», ha dicho, «prácticamente todo se ha vendido en el pueblo porque es un número abonado». La lotera también ha explicado que, aunque sí han dado muchos premios en sorteos semanales, desde el año 2000 no daban un primer premio en esta administración.

Vecinos de la localidad de Almansa festejan el segundo premio de la Lotería.
Vecinos de la localidad de Almansa festejan el segundo premio de la Lotería. / EFE

Por su parte, Jose Ángel, de la administración número 7 de Albacete, ha expresado muy emocionado que es la primera vez que venden un gran premio. «¡Estoy tan nervioso que me he tenido que tomar una tila! Es una locura», ha dicho. «El quince se vende muy bien, cuando llega a la administración vuela», ha añadido. Cree que no lleva ningún décimo de este número, pero «que le toque a los clientes que llevan comprando tantos años es como si me tocase a mí, da una ilusión tremenda», ha señalado. El lotero lo celebrará «con la familia, los amigos y los clientes».

En cuando a Pérsida, la lotera de la administración número 1 de Castellbisbal, en Barcelona, ha expresado que ya han descorchado «dos o tres botellas de cava» y que están muy contentos porque, en los 31 años que llevan abiertos, es la primera vez que entregan este premio, que se han llevado «dos clientes habituales». Sin embargo, no olvidan que todavía queda otro gran sorteo, el del Niño, así que «esta tarde, cuando se vaya toda la prensa que tenemos en la puerta, volveremos a trabajar para prepararnos».

 

Fotos

Vídeos