Consejos para evitar problemas si llevas un décimo compartido de la Lotería de Navidad

Un momento del sorteo de la Lotería de Navidad del año pasado.
Un momento del sorteo de la Lotería de Navidad del año pasado. / AFP
  • Adquirir un número a medias con un amigo o familiar es parte del encanto de este sorteo, una ilusión que puede esfumarse de la noche a la mañana si no se toman una serie de precauciones

La probabilidad de que toque es bajísima, pero los españoles no pierden la esperanza de ser algún día los grandes agraciados de la Lotería de Navidad. Invierten más que en cualquier otro sorteo del año, porque no es uno cualquiera. El 22 de diciembre es el día de la tradición, de los sueños, de la ilusión y, si es compartida, mejor. ¿Quién por estas fechas no lleva ya un décimo a medias con algún amigo o familiar? Forma parte del encanto que lo envuelve, porque estrecha lazos y refuerza las relaciones personales en un objetivo común... Hasta que toca. Entonces, donde había amistad puede que ya solo haya dinero y donde dije digo... pues ahora digo Diego.

Por eso y sin tener que llegar a ir a un notario que dé fe del acuerdo entre las partes, es recomendable seguir una serie de consejos que evitarán, si la suerte les acompaña, sobresaltos innecesarios, dolores de cabeza y, en definitiva, que les amarguen un 'dulce' que probablemente solo se coman una vez en la vida.

En la práctica, no es usual tener que acudir a un contrato mercantil para tener la garantía de que cada participante cobrará lo que ha jugado en esa apuesta compartida, “es más, supone todo lo contrario, porque el hecho de compartir un décimo es para unir a esas personas y celebrar la relación que mantienen y no para ponerla en duda y resquebrajar su confianza”, explica el abogado de la Asociación de Consumidores y Usuarios Adecua, Antonio Castillo Gómez. No obstante, aconseja seguir los siguientes pasos para evitar sorpresas:

Se trata de un documento privado, que si bien es verdad que puede ser impugnado durante un procedimiento judicial en cuanto a su autenticidad, “en la práctica, si esto ocurre, siempre se puede pedir una pericial caligráfica, que certifique la veracidad de esa firma e, incluso, del texto escrito por los participantes”, explica. “La compra de un décimo no debe ser motivo de discordia, de poner en duda la palabra del otro o de hacer temblar los cimientos de una relación. Por eso y sin ningún tipo de formalidad, se puede hacer este documento privado, que ante un posible conflicto sí podría tenerlo en cuenta el juez”.

Pero, ¿qué ocurre si hemos compartido un décimo y solo tenemos una fotografía en el whatsapp que lo demuestra?

Los tiempos han cambiado y ahora es frecuente hacer una fotografía del décimo y enviársela a otras personas con las que se quiere compartir. En este caso, este letrado asegura que también podría ser una prueba en caso conflicto. “Se puede proponer la exhibición al juez del mensaje y acompañar de un perito, un especialista en Telecomunicaciones, que certificara la realidad de ese envío. Si es por SMS hasta la propia compañía podría verificar el envío y recepción del mensaje”, expone. En opinión de este letrado, además de crear un grupo específico de whatsapp con un nombre que lo identifique con la compra de la lotería e integrado solo por las personas que juegan, “no estaría de más que, si se puede, quedara plasmado por escrito y con una fotocopia del décimo”.

Compra de lotería en proceso de separación

Si el matrimonio tiene régimen de gananciales y a uno de los cónyuges le tocase la lotería, ese dinero obtenido como premio tendría carácter ganancial, es decir, que sería de los dos. Sin embargo, si hay separación de bienes, el premio será propiedad exclusiva del que compró el décimo.

Según explica Castillo Gómez, cuando existe una sociedad de gananciales, el Código Civil contempla una “presunción de ganancialidad”, que en caso de duda, se presume que ese cónyuge ha comprado un décimo con dinero ganancial, por tanto, los beneficios se tienen que atribuir a esa sociedad.

No obstante, matiza que la mera admisión a trámite de una demanda de separación, sea Contencioso o de mutuo acuerdo, ya suspende (no extingue) la vigencia de la sociedad de gananciales. “Además, también hay unas medidas previas, 'provisionalísimas' que se llaman, antes de presentar esa demanda para que esa suspensión sea efectiva.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate